Viernes 19 de abril de 2024

A pesar de los aumentos de Milei: Las jubilaciones están 32,5% por debajo del 2023

Martes 26 de marzo de 2024

...
Compartir

Mediante el DNU 274/2024, el gobierno de Javier Milei dispuso este lunes modificar finalmente la fórmula de movilidad, estableciendo que, desde julio, los haberes se actualizarán por inflación. Sin embargo, según advirtió un informe del Centro de Economía Política (CEPA), esto no compensa sino que "consolida la brutal pérdida del poder adquisitivo de las jubilaciones, que no pueden aspirar a recuperarse hacia adelante".

En este sentido, remarcaron que la creciente y pronunciada suba de precios de los últimos nueve meses, período de tiempo que corresponde al segundo semestre de 2023 y a principios de 2024, "llevaron las jubilaciones a casi la mitad de su valor respecto del inicio de 2023" y que la actualización en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del INDEC de febrero, sumados a los 12,5% aplicados en abril, "sólo permite recuperar una pequeña porción de lo perdido".

Las jubilaciones están perdiendo por goleada: advierten que están 32,5% por debajo del 2023, incluso con los aumentos de Milei

Según CEPA, los análisis de la trayectoria de las jubilaciones revelan que, en comparación con el primer trimestre de 2023, se proyecta que en abril experimentarán una disminución del 32,5% en términos reales, pese a los recientes incrementos anunciados por la gestión de La Libertad Avanza. Y de cara al corto y mediano plazo, en el escenario más optimista los jubilados podrían esperar que la pérdida se estabilice en aproximadamente un 25% con los cambios en la fórmula.

Nueva fórmula de movilidad: cómo quedan los haberes en abril

Cabe remarcar que, según establece la resolución publicada esta semana en el Boletín Oficial, y tal como detalló el trabajo de la consultora, en abril habrá dos aumentos: uno del 12,5% que, tal y como argumentó el Ejecutivo, pretende "recomponer" el monto jubilatorio por el mes de enero, cuando la variación de aumentos en góndolas y servicios alcanzó el 20,6%, un valor muy superior, y se le suma 13,2% de la inflación de febrero, considerando la actualización en T-2 (con dos meses de rezago) establecido.

A su vez, se dará una "ayuda económica previsional", materializada en un bono de $70.000 para que todos los haberes alcancen un mínimo de $205.000. Sin embargo, CEPA puso la lupa en que, tal y como resalta la disposición, la misma sería absorbida en gran parte por los aumentos porcentuales, por lo que el mismo se reduciría a $8.700 y en junio directamente dejaría de existir. "Dada esta contradicción, el gobierno anunció que el bono se sostendrá en dicho monto y corregirá el decreto", aclaró.

Sin embargo, advirtió: "En principio, el bono se mantendrá en el mismo nivel en abril y podría suceder lo mismo para adelante. Así entonces, los incrementos para los jubilados con bono serían menores al del resto de las jubilaciones porque la pérdida del valor del bono compensaría parte del incremento otorgado".

Las jubilaciones están perdiendo por goleada: advierten que están 32,5% por debajo del 2023, incluso con los aumentos de Milei

Nueva fórmula de movilidad: qué ocurrirá en el mediano plazo

En junio, por su parte, se ajustarán los pagos de acuerdo con la inflación de abril, aún desconocida considerando que nos encontramos en los últimos días de marzo. "Además, en dicho mes se analizará la fórmula de movilidad previa, basada en la recaudación y los salarios, que podría resultar en un aumento del 40%", remarcó el texto. Sin embargo, aclaró que "este incremento no se aplicará en su totalidad" ya que "se descontarán las variaciones del IPC de abril, mayo y junio, así como el incremento del 12,5%". 

Es que si este último es mayor, los jubilados no tendrán que reembolsar la diferencia. Por lo tanto, en junio, se ajustará el pago en base a la diferencia entre el resultado de la fórmula de movilidad y la inflación acumulada en los tres meses mencionados, que podría alcanzar el 63,6%.

A partir de julio, se implementará una actualización por inflación en T-2, utilizando la tasa de inflación de mayo como referencia. Esto significa que las jubilaciones aumentarán en función de la inflación a partir de esa fecha.

"Es importante tener en cuenta dos aspectos: la base de actualización no considera el bono, y en principio, las actualizaciones de abril y mayo no se aplicarían a otras prestaciones como PNC, PUAM o AUH", enfatizó el informe. Esto último ya que la norma no hace referencia a las mismas, por lo que se actualizarían en junio por la movilidad anterior y recién en julio por la nueva fórmula, teniendo un "peor derrotero" que las jubilaciones.